Los trabajadores encerrados en la catedral de Oviedo inician una huelga de hambre

Vesuvius plantea la venta o cesión de instalaciones para no acabar con el tejido industrial asturiano

Los tres trabajadores de Vesuvius encerrados en la catedral de Oviedo han ido un paso más allá en sus reivindicaciones. Los miembros de la empresa han iniciado una huelga de hambre indefinida como protesta, tal y como han anunciado por medio de la cuenta de Twitter de CCOO Industria.

Esta misma mañana, Vesuvius anunció una prórroga para el ERE –convocado para hoy lunes– que duraría hasta el viernes 18 de octubre. La empresa daría una tregua en el cese de su actividad en las plantas de Langreo y Miranda de Ebro.

De este modo, los tres trabajadores continúan con sus presiones para que se atiendan sus demandas laborales después de encerrarse en la catedral de Oviedo el pasado miércoles. Tanto el deán Benito Gallego como el arzobispo Jesús Sanz Montes, mostraron su apoyo a los trabajadores de Vesuvius y sus familias.

Venta o cesión de instalaciones

Aunque la siderúrgica no ha dado muestras de ceder en su decisión, sí que plantea la posibilidad de estudiar fórmulas que no acaben con el tejido industrial del Principado. Principalmente, por medio de una venta o cesión de instalaciones y maquinaria.

Así lo anunció la directora general de Industria del Principado, Rosario Prada, el pasado viernes y explicó que la intención de Vesuvius sigue siendo desvincularse de las plantas de Langreo y Miranda de Ebro, en las que tiene 111 y 17 trabajadores, respectivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.