Influencia de las apuestas deportivas en la economía de España

Las apuestas deportivas son responsables de un buen porcentaje de los millones de euros que se movilizan cada año en la industria de los juegos.

Para 2020, las apuestas deportivas en línea específicamente cerraban en cerca de 875.9 millones de euros. En los últimos 5 años, esta cifra se ha triplicado de acuerdo a datos del Ministerio de Consumo – entidad bajo la cual se encuentra la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ).

Mientras tanto, las cifras de juego presencial se ubicaron en 673.4 millones de euros en España con un 40.6% viniendo de apuestas y un 37.6% de juegos de bingo.

La reanudación de importantes acontecimientos deportivos tanto dentro como fuera del país como el inicio de La Liga, la Eurocopa, y los Juegos Olímpicos, entre otros eventos, fueron responsables de una buena parte del volumen de las apuestas en España.

La tendencia de la industria continúa siendo alcista a pesar de que para el segmento online el volumen de transacciones podría experimentar un descenso comparado a años anteriores debido a la ausencia de las restricciones de movilidad ocasionadas por la pandemia.

La inversión publicitaria en el sector

Durante 2020, a pesar de la crisis de salud, la industria del juego en España invirtió unos 228 millones de euros en publicidad y promoción mientras que en el primer semestre de 2021 se destinaron 147 millones de euros para este mismo fin.

El auge de las apuestas en línea durante los confinamientos ha sido el principal motor detrás de esta fuerte inyección de capital en marketing.

Sin embargo, a mediados del año 2021, se prohibió a las casas de apuestas en línea desarrollar cualquier tipo de publicidad (radio, TV, YouTube, e incluso patrocinios) siguiendo el Real Decreto de Comunicaciones Comerciales y de las Actividades del Juego. En este sentido, el horario para los anuncios de dichas empresas quedó confinado entre la 1 y las 5 de la madrugada. 

Para las empresas del sector, este ha sido un fuerte golpe que afecta no solo a las casas de apuestas, sino también a los medios de comunicación, entidades, y equipos deportivos que se beneficiaban del dinero proveniente de estas actividades. 

Esta prohibición llevaría a las casas de apuestas a enfocarse en los bonos de bienvenida, el trato VIP, y en la disponibilidad de una buena variedad de alternativas de pago como principales estrategias para atraer a los jugadores. 

En el país, las máquinas tragaperras en línea son el segundo juego que más mueve dinero entre los usuarios. Mientras tanto, las apuestas en España (incluyendo las deportivas) junto a la ruleta se disputan el tercer puesto.

Para estas últimas, el fútbol tiene un importante peso en el volumen total ya que, según los datos de la Dirección General de la Ordenación del Juego, este es el deporte en el que los españoles dejan alrededor de 40% de todo el dinero que arriesgan jugando a través de Internet. 

La evolución de las casas de apuestas en España

Los acontecimientos del año 2020 fueron el detonante para que muchas empresas, incluyendo aquellas que participan en la industria de los juegos y el azar, dieran un salto definitivo al mundo online. 

Siempre en evolución, esta industria ha sido desde hace ya una década fuertemente regulada por el Gobierno de España. Aún así, España es el país con mayor volumen de juego en el mundo, teniendo especial relevancia las apuestas deportivas.

Para 2019, la industria del juego, las apuestas, y el azar movía más de 10 mil millones de euros al año en España y esto denota la fuerte repercusión que dicha actividad tiene en el Producto Interno Bruto (PIB) del país. En un año normal, el sector genera alrededor de un 0.8% del PIB del país.

Por otro lado, unas 85 mil personas se benefician del empleo generado por este sector, siendo el sector privado el de mayor prominencia generando más de la mitad de las vacantes.

En términos de impuestos, las estimaciones apuntan a un total de 1.34 billones de euros recolectados por el gobierno incluyendo impuesto de sociedades, IAE, IVA, y cotizaciones sociales.

Para este año, antes de que la pandemia diera inicio, las apuestas deportivas online aportaban alrededor de un 5.7% del total de facturación – una cifra muy por debajo de otras actividades como los caballos que generaban 11.2% para esa época. 

Se espera que la contribución de esta modalidad después de la contingencia de salud se incremente aún cuando el impacto de las restricciones relativas al marketing de estos servicios es incierto hasta el momento.

Lo que es cierto es que la industria de las apuestas seguirá contribuyendo de forma importante al crecimiento de la economía española ya que los usuarios continúan disfrutando de esta actividad.

Con ello en mente, el futuro sigue siendo prometedor aún en medio de algunos retos que incluyen la posible desaceleración de la actividad online debido a las restricciones citadas anteriormente y a la vuelta de las personas a las calles y a los establecimientos presenciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.