El Banco de España contempla aumentos de impuestos para compensar la creciente deuda de la crisis de la Covid-19

Banco de Espana

El martes, el Banco de España recomendó elaborar un plan a mediano plazo con medidas de ajuste para compensar la alta deuda (“la más alta en muchas décadas”) que la crisis de salud del coronavirus dejará atrás. Los ajustes fiscales propuestos, que se adoptarán más adelante, incluyen el aumento de impuestos. El banco central se está centrando específicamente en las tasas reducidas del impuesto al valor agregado (IVA), en impuestos especiales, particularmente en los impuestos ambientales , donde hay mucho espacio para la acción, y en las lagunas existentes en el impuesto corporativo.

En su Informe Anual, la institución también recomienda adoptar las propuestas de revisión del gasto público redactadas por Airef, una agencia estatal que supervisa la responsabilidad fiscal. Además, propone reformas al sistema de Seguridad Social para garantizar las pensiones públicas, que se ven obstaculizadas por los altos niveles de déficit. “Se requiere un programa ambicioso para reconstruir el margen fiscal plurianual dentro de una estrategia de crecimiento y de forma gradual”, se lee en el informe.

Una contracción récord

El anuncio coincidió con nuevas cifras que ilustran el impacto económico de la pandemia de Covid-19 en España. El martes, el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó que el producto interno bruto (PIB) se contrajo un 5,2% entre enero y marzo como resultado del bloqueo. Esta es la peor cifra en los registros del INE, que se remonta a 1970. Lo más cercano fue el primer trimestre de 2009, durante la crisis económica anterior, cuando la economía española se contrajo un 2,6%, la mitad que este año. El número solo es comparable a los años de la posguerra a mediados del siglo XX, según los cálculos realizados por los historiadores.

Y si los datos del primer trimestre son malos, se espera que el segundo trimestre sea ​​peor, ya que incluye dos semanas cuando la economía casi se detuvo por completo antes de que las medidas de confinamiento se levantaran gradualmente nuevamente. Hasta que se proporcionen las cifras oficiales, el Banco de España ha estimado que la economía se desplomó alrededor de un 20% entre abril y junio. El bloqueo, uno de los más estrictos del mundo, también tuvo otro efecto: las personas gastaron menos entre enero y marzo, y la tasa de ahorro de los hogares aumentó al 11,2% del ingreso disponible, la cifra más alta desde el tercer trimestre de 2009, cuando España estaba pasando por Una profunda crisis económica.

Mientras que Kristalina Georgieva, directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), recientemente le dijo a los gobiernos que “gasten tanto como puedan”, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, solo se ha aventurado a decir que “una eliminación prematura de las medidas de estímulo aumentaría el riesgo de daños más duraderos “. A pesar de los tonos cautelosos, el mensaje sigue siendo claro: no se repetirá la adopción de las estrictas medidas de austeridad introducidas hace una década durante la crisis económica, y que se han convertido en uno de los episodios más desastrosos en la política económica europea.

“En este momento no hay duda de que la política fiscal debe actuar resueltamente para salvar empleos y empresas , y así evitar enormes costos sociales y económicos a mediano y largo plazo”, dijo Hernández de Cos. Pero aunque ahora no es el momento adecuado para hacer recortes en el gasto o aumentar los impuestos para abordar los niveles crecientes de deuda y déficit, ese día llegará inexorablemente, y el Banco de España quiere estar listo para ello.

“Una vez superada la crisis, nos encontraremos con la deuda pública más alta en muchas décadas. Luego tendremos que embarcarnos en reformas presupuestarias profundas para reducir el endeudamiento y dejar un margen para enfrentar posibles dificultades futuras “, dijo el gobernador. “Una vez que la recuperación se haya consolidado, será necesario implementar un programa de consolidación fiscal para cambiar la dinámica de la relación deuda pública / PIB”, agregó el director de estudios de políticas de la institución, Óscar Arce, en la presentación del informe.

Advirtió que, en ausencia de un esfuerzo fiscal, esta proporción podría elevarse más allá del 110% del PIB en 2030 “incluso en el mejor de los casos”, después de alcanzar el 120% este año. Si, por el contrario, España se embarca en “un esfuerzo fiscal estructural” y cumple con su objetivo de déficit de la UE de menos del 3% del PIB, la deuda caería por debajo del 100% de la producción económica de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.