Donald Trump creyó en la “ficción” rusa diseñada para desestabilizar Estados Unidos

Moscú ideó la ficción para generar caos en la política estadounidense

Fiona Hill, exfuncionaria del Consejo de Seguridad Nacional y experta en Rusia, declaró este jueves que la “ficción” aceptada como verdad por el presidente Donald Trump de que Ucrania interfirió en las elecciones de Estados Unidos en 2016 es falsa. Es más, Hill tiene claro que es una invención de Moscú creada para desestabilizar la política estadounidense.

En el quinto día de audiencias públicas en el impeachment contra Trump, sale la posibilidad de que, la versión de que Ucrania –y no Rusia– interfirió en las pasadas elecciones, forma parte de un esfuerzo de Moscú para “debilitar” a Estados Unidos.

“En el curso de esta investigación, les pediría que por favor no promuevan falsedades con intencionalidad política que de forma tan clara benefician a intereses rusos“, pidió. “Esta es una narrativa ficticia perpetrada y propagada por los propios servicios de seguridad rusos”, aseguró.

La falsa narrativa incluye entre sus detalles la mención a un servidor informático secreto que habría sido escondido por los demócratas y que está controlado por Crowdstrike, una firma de ciberseguridad ucraniana. Se trata de una versión que ha llegado a obsesionar al presidente Trump.

Llamada a Zelenski

En la llamada del 25 de julio denunciada por un informante anónimo y que impulsó el proceso de destitución, Trump pidió al presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, que le hiciera un “favor”. “Me gustaría que averiguara qué pasó con todo este asunto con Ucrania“, dijo, y mencionó a la firma de ciberseguridad ucraniana por su nombre.

“No debemos dejar que la política interna nos impida defendernos de las potencias extranjeras que realmente desean hacernos daño”, dijo Hill en el Congreso.

Hill reconoció que algunos dirigentes ucranianos habían “apostado a una victoria” demócrata en 2016, pero aseguró que no existieron “esfuerzos coordinados en la cumbre” para lograr ese objetivo, como sí los hubo en el caso de la injerencia rusa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.