Cuatro muertos y una veintena de heridos en el asalto de trumpistas al Capitolio

Asalto Capitolio

Los partidarios de Donald Trump, reunidos en Washington en el momento en que el Congreso iba a certificar los resultados de las elecciones presidenciales, lograron forzar los precintos del Capitolio el miércoles por la tarde.

Armados con banderas con la efigie de su líder, algunos pudieron ingresar a los pasillos del Congreso, mientras que otros permanecieron afuera del edificio, fingiendo haber “tomado” el Parlamento. Una mujer, una firme partidaria de Donald Trump, recibió un disparo de un “oficial de policía uniformado de Capitol Hill”, dijo el jefe de policía de Washington. Murió tras ser trasladada al hospital. Otras tres personas también han muerto debido a emergencias médicas.

Algunos, vestidos con uniforme militar, fueron vistos rompiendo ventanas para entrar. Uno de ellos también se sentó en el asiento del presidente del Senado y vicepresidente Mike Pence, quien había presidido la sesión unos minutos antes. Y la oficina de Nancy Pelosi, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, ha sido objeto de vandalismo.

Los debates que estaban teniendo lugar en el Congreso en el momento de los incidentes fueron interrumpidos inmediatamente, para reanudarse a última hora de la noche. Los parlamentarios tuvieron que esperar, equipados con máscaras de gas. Cuando se reanudó el debate, se pronunciaron en contra de la objeción de los republicanos a las elecciones de Arizona. Votos inequívocos: 93 votos contra 6 en el Senado, 303 contra 121 en la Cámara de Representantes. Deben seguir otras objeciones, relativas a Pensilvania, Georgia o Wisconsin.

Fue al final de la tarde cuando la policía, ayudada por la Guardia Nacional, comenzó a desalojar a los partidarios de Donald Trump uno por uno, antes de empujar a la multitud desde los recintos del Congreso y declarar el alcance bajo control. La situación se mantuvo extremadamente tensa, pero volvió el orden, ya que el toque de queda impuesto por el ayuntamiento de Washington y varias ciudades aledañas entró en vigor desde las 6 p.m. y hasta las 6 a.m. del jueves. En total, la policía de Washington realizó 52 arrestos, incluidos 47 en relación con violaciones del toque de queda. También descubrió dos bombas caseras en la sede del Comité Nacional Republicano y el Comité Nacional Demócrata.

Varios miles de partidarios de Donald Trump, organizaciones de extrema derecha y grupos radicales convergieron en Washington el miércoles, a la llamada del presidente de Estados Unidos. Se reunieron en un evento autoproclamado “Salvemos América” para desafiar la proclamación de los resultados de las elecciones presidenciales.

En Twitter, Donald Trump lanzó un tímido y breve llamado a la calma. “Les pido a todos en Capitol Hill que se mantengan en paz. Sin violencia ! Recuerde, somos el partido de la ley y el orden. Respeta la ley y nuestros policías ”, escribió desde la Casa Blanca, donde veía los hechos por televisión. Antes de publicar un video en el que sigue afirmando que le robaron las elecciones. “Es un momento muy difícil. Esta es una elección fraudulenta pero debemos tener paz, así que vete a casa. Sé cómo te sientes, pero vete a casa, en paz ”, dice.

Horas antes, el presidente de Estados Unidos había hablado a la multitud, reiterando acusaciones de fraude que nunca han sido probadas. “Nunca nos rendiremos”, gritó. No los dejaremos robar sus votos. Ante las reiteradas mentiras de Donald Trump, Twitter decidió actuar y suspendió la cuenta del presidente de Estados Unidos durante doce horas. Si no elimina los tweets ofensivos, podría bloquearse permanentemente. Las cuentas de Donald Trump en Facebook e Instagram también han sido congeladas.

Los incidentes se producen cuando los demócratas tomarán el control del Senado después de las elecciones del martes en Georgia. Joe Biden respondió dirigiéndose al país, en vivo por televisión. “Nuestra democracia está bajo un asalto sin precedentes”, dijo el presidente electo. Las escenas de caos que se ven en Capitol Hill no representan a Estados Unidos. Es una sedición, que debe terminar de inmediato. También pidió a Donald Trump que detenga estos eventos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.