Cara y cruz para los equipos españoles en la segunda jornada de grupos de la Champions

Los goles de Ramos y Casemiro no fueron suficientes para que el Madrid se llevase los tres puntos

Suerte desigual para la participación española en la Champions. Atlético y Barcelona se hicieron con los tres puntos ante Locomotiv e Inter, respectivamente, mientras que Valencia y Real Madrid pincharon en sus propios estadios.

El caso más flagrante es el del Real Madrid, que sigue sin ganar después de la debacle en París en la primera jornada (3-0). Ante el Brujas en el Bernabéu, los de Zidane no pasaron del empate (2-2), y gracias.

Una primera parte horrorosa condenó a los blancos en Chamartín, que se iban al descanso en desventaja por culpa de los dos goles de Bonaventure. Se puso las pilas el Madrid tras la reanudación, con goles de Ramos y Casemiro, pero no fue suficiente para estrenar el casillero de victorias.

El Valencia tampoco está para echar cohetes, que, después de la machada en Stamford Bridge (0-1), tira por la borda su ventaja ante un Ajax que se paseó por Mestalla (0-3). El conjunto de Celades propone en campo contrario, pero parece haber perdido la solidez que tan buenos resultados dieron a Marcelino las dos pasadas temporadas.

El Atleti se gusta, el Barça sufre

El partido de la jornada fue sin duda el disputado entre Barcelona e Inter de Milán en el Camp Nou (2-1). Los italianos abrumaron a los de Valverde en la primera mitad y bien pudieron irse a la caseta con una mayor ventaja.

El gol de Lautaro Martínez lo igualaría Luis Suárez a los diez minutos de la reanudación. El mismo uruguayo pondría la guinda a la remontada después de una fantástica jugada individual de Leo Messi, que vuelve a liderar al Barcelona en los momentos más negros.

Más plácida sería la victoria del Atlético en Moscú (0-2). Los del Cholo concedieron lo mínimo al Locomotiv, adelantándose con un tanto de Joao Félix nada más terminar el descanso. Más tarde sería Thomas, centrocampista que empieza a dar los frutos que en él sembró Simeone, el que diese la tranquilidad a los rojiblancos al finalizar un pase de la muerte con el portero vencido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.