Los 27 acuerdan una respuesta económica común al coronavirus

UE covid-19

Después de una primera reunión fallida el martes, luego de discusiones tensas, los ministros de finanzas europeos finalmente lograron ponerse de acuerdo el jueves sobre una respuesta económica común al coronavirus, encontrando un terreno común con los Países Bajos, durante mucho tiempo inflexible.

“La reunión terminó con los aplausos de los ministros”, anunció en Twitter el portavoz del presidente del Eurogrupo alrededor de las 10:00 p.m. (8:00 p.m. GMT).

Este consenso es un alivio para los europeos que logran mostrar unidad frente a las desastrosas consecuencias económicas del virus, después de semanas de dilación, destacando una enorme división entre los países del Norte y los del Sur.

Ante la pandemia, la respuesta europea debe centrarse en tres áreas principales: hasta 240 000 millones de euros en préstamos del fondo de rescate de la zona euro, un fondo de garantía de 200 000 millones de euros para empresas y hasta 100 mil millones para apoyar el desempleo parcial.

La cuestión candente de los “coronabondos”, destinada a apoyar la economía a largo plazo después de la crisis, considerada menos urgente, no se resolvió el jueves.

Los jefes de estado y de gobierno, que no lograron llegar a un acuerdo en una cumbre el 26 de marzo, aún tendrán que validar estas propuestas.

Una respuesta unitaria fue aún más esencial ya que la economía europea se encamina hacia una profunda recesión en 2020, el Fondo Monetario Internacional incluso creía que el coronavirus podría causar en todo el mundo “las peores consecuencias económicas desde la Gran Depresión” de 1929.

Los contactos bilaterales se habían multiplicado en los últimos dos días, con la “voluntad de llegar a un compromiso antes de la reunión” por videoconferencia, inicialmente programada a las 5:00 p.m. (3:00 p.m. GMT), pero que solo comenzó a las 9:30 p.m. (7:30 p.m.) .

El miércoles por la mañana, después de dieciséis horas de discusiones estériles, La Haya había sido criticada por unanimidad por su inflexibilidad, un bloqueo descrito como “contraproducente” e “incomprensible” por la presidencia francesa.

Fondo de estímulo

Los Estados miembros criticaron a los Países Bajos, apoyados, según una fuente europea, por Austria, Suecia y Dinamarca, por bloquear la activación del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) al condicionar estrictamente los préstamos que podrían otorgarse este fondo de ayuda de la zona euro para reformas económicas.

Dicha “condicionalidad”, que se remontaría a la época en que Grecia se vio obligada a implementar reformas a veces dolorosas a cambio de dinero fresco, habría sido experimentada como una humillación por Roma y Madrid, los dos países europeos para el más afectado por la epidemia.

Creado en 2012 durante la crisis de la deuda y financiado por los estados miembros, el MES podría prestar a los estados hasta el 2% de su PIB, o hasta 240 mil millones de euros para toda la zona euro.

El ex presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, fue invitado el jueves en el debate, juzgando “irresponsable” la actitud de los Países Bajos, en el diario Liberación.

Los países más afectados por el virus, en particular Italia, piden la creación de un “fondo” de estímulo que pueda financiarse con deuda común, en forma de eurobonos, a veces llamados “coronabonds” o “Eurobonos”.

Entre estos países también se encuentran España y Francia, así como Grecia, Malta, Luxemburgo o Irlanda, según fuentes concordantes.

Sin embargo, la acumulación de deudas constituye una línea roja para Berlín y La Haya, que se niegan a suscribirse a un enfoque común con los Estados altamente endeudados del Sur, considerados laxos en su gestión.

El texto final se refiere a un “fondo de recuperación” del cual “los aspectos legales y prácticos”, en particular el “financiamiento” aún tendrán que definirse.

Los otros dos ejes de respuesta de los europeos al virus fueron más consensuales: un fondo de garantía del Banco Europeo de Inversiones (BEI) que permitía movilizar hasta 200 mil millones de euros para las empresas y una garantía de 100 mil millones máximo de la Comisión Europea para apoyar los planes nacionales de desempleo parcial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.