Galicia prohíbe fumar en áreas públicas y Asturias adelanta el cierre de los establecimientos hosteleros

Galicia Fumar

El Ministerio de Sanidad ha comunicado un total de 3.172 nuevos contagios por coronavirus en toda España, de los que 1.690 se detectaron en las últimas 24 horas.

A partir de hoy, Galicia ha prohibido fumar en la calle o en espacios públicos como cafés al aire libre si no se puede respetar una distancia social de dos metros. La región del noreste de España es la primera en dar ese paso, aunque varios gobiernos regionales más del país han estado estudiando una restricción similar, destinada a evitar la propagación del coronavirus . Entre ellos se encuentran Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León. En Asturias, el presidente del Principado, Adrián Barbón, ha defendido este miércoles la resolución de su Ejecutivo de adelantar el cierre de los establecimientos hosteleros y fijar las 2.00 horas como máximo. Según Barbón, el recorte de horarios es una medida “muy justificada, muy meditada y puede evitar nuevos contagios”.

Expertos como la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) recomiendan la medida para combatir el contagio del SARS-CoV-2. Galicia registró este miércoles 827 casos activos, un incremento de 87 respecto al día anterior, según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad.

El presidente de la Xunta de Galicia en funciones, Alberto Núñez Feijóo, anunció las nuevas restricciones en rueda de prensa tras reunirse con los científicos que le están asesorando. “Varios miembros del comité clínico coinciden en que fumar sin límites, ya sea en un café en la acera, con gente cerca o en áreas con un gran número de ciudadanos y sin ninguna distancia física segura, es un alto riesgo de contaminación , de infección “.

El texto publicado en el Boletín Oficial de Galicia (DOG) que establece las restricciones dice que “el consumo de tabaco o cigarrillos electrónicos en espacios públicos y espacios al aire libre, incluidas las terrazas, puede excluir el uso obligatorio de mascarillas , exclusivamente durante dicho consumo, siempre que, teniendo en cuenta la posible presencia de personas y las dimensiones del lugar en cuestión, se pueda garantizar en todo momento una distancia de dos metros con otras personas ”.

La medida está en línea con un documento elaborado en julio por la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud, que advirtió que fumar o vapear aumenta el riesgo de infección por coronavirus. Al exhalar humo, el fumador proyecta gotitas, así como el hábito que requiere la manipulación de mascarillas y llevar los dedos a la boca después de tocar el cigarrillo. También es peligroso fumar pipas de narguile, que se han convertido en algo habitual en los bares y discotecas españoles .

“Sabemos que se trata de una medida impopular para los fumadores”, dijo Alberto Fernández Villar, jefe de Neumología del hospital de Vigo en Galicia y miembro del comité clínico que viene asesorando a Feijóo. “Tendrán que moverse varios metros para separarse de sus compañeros. Y en el mundo de la hostelería puede que no se vea bien, porque puede haber personas que no vayan a un café en la acera si no pueden fumar cómodamente. Pero creo que estamos en un contexto excepcional, con una enfermedad de la que no sabemos cómo se comportará en otoño e invierno, y cualquier medida razonable, que se haya argumentado y que proteja la salud pública, debe ser aplaudida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.