Donald Trump también presionó al presidente de Australia para su beneficio político

La justicia estadounidense podría llamar a testigos a declarar y presentar cargos por el Russiagate

La controvertida conversación entre Donald Trump y su homólogo ucraniano, Volodímir Zlenski, no ha sido la única que ha salido a la luz. Tal y como publica The New York Times, el presidente de EEUU habría llamado también al primer ministro australiano, Scott Morrison, para que ayudase al Fiscal general William P. Barr a frenar la investigación sobre la influencia de Rusia en las elecciones norteamericanas del 2016.

Una investigación llevada a cabo por el Fiscal especial Robert Meuller, que fue nombrado de forma extraordinaria para la ocasión. En ella, se intenta dilucidar si Trump utilizó la diplomacia para beneficiarse hasta el punto de convertirse presidente de EEUU.

Esta nueva llamada al mandatario australiano supondría una nueva piedra en la mochila del millonario neoyorkino, que se encuentra inmerso en un proceso de impeachment (destitución política).

Las fuentes citadas por el medio estadounidense son dos funcionarios “con conocimiento de la llamada telefónica”. La semana pasada, los demócratas iniciaron un proceso de impeachment contra el actual presidente, motivado por las llamadas telefónicas a Zelenski, por las que se le acusa de presionar al presidente de Ucrania para investigar a su adversario político Joe Biden y su hijo Hunter.

Esta nueva llamada al mandatario australiano supondría una nueva piedra en la mochila del millonario neoyorkino, que suma una nueva prueba para el proceso de destitución.

Según los dos funcionarios, la conversación tenía como fin que Morrison ayudase al Fiscal general de EEUU, William P. Barr, a indagar en el origen de otras investigaciones, lideradas por Robert Meuller, nombrado para examinar las relaciones entre el Kremlin y el aparato de campaña de Donald Trump en las elecciones del 2016.

Australia confirma la información del New York Times

El Gobierno australiano confirmó que Trump se puso en contacto con el presidente para pedirle información sobre la investigación de las interferencias rusas en las pasadas elecciones.

Una portavoz del ejecutivo ha confirmado a la Agencia EFE que dicha conversación tuvo lugar, aunque no dio detalles sobre la fecha ni el lugar. “El Gobierno australiano siempre ha estado dispuesto a ayudar y cooperar con los esfuerzos que ayuden a esclarecer asuntos que son investigados”, se ha limitado a decir la portavoz.

“El primer ministro confirmó esta disposición una vez más en una conversación con el presidente Trump”, ha agregado la portavoz. 

Según la cadena australiana ABC, la conversación entre ambos mandatarios se produjo poco antes de que Morrison iniciase una gira por EEUU, donde se reunió con el multimillonario neoyorkino en Washington y Ohio los pasados 21 y 22 de septiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.