Desprecio de los líderes políticos a la ronda de consultas pretendida por Pedro Sánchez

El líder socialista iniciará una ronda de consultas que integrará a todas las fuerzas políticas

El Rey ha encargado a Pedro Sánchez que busque los apoyos necesarios para confirmar su investidura lo más pronto posible. El líder socialista no tiene cerrados los acuerdos que permitirían investirlo como presidente. Faltaría la abstención de ERC. Para desbloquearla, el presidente en funciones iniciará una ronda de consultas con todos los presidentes autonómicos. En especial, con Quim Torra.

Sánchez ha decidido moverse en todas direcciones para buscar la investidura. El lunes se verá por separado con Pablo Casado e Inés Arrimadas, a los que pedirá la abstención. Y Adriana Lastra, la portavoz parlamentaria del PSOE, se reunirá “con todos los partidos políticos del Congreso”, según el presidente, lo que comprende también a EH Bildu y Vox, hasta ahora excluidos de estas rondas.

La estrategia del líder socialista ha recibido respuesta de todos los frentes. Y no demasiado halagüeñas. Pablo Casado ve un “paripé” la ronda de consultas pretendida por Sánchez, pues serviría para desviar la atención de su diálogo con Torra.

“Siempre que me ha llamado he acudido”, ha afirmado Casado desde Bruselas, aunque advierte de que no jugará al juego de Sánchez de “blanquear a ERC”.

No quiero volver a ver el escarnio de un señor entrando en La Moncloa con un lazo amarillo en la solapa. No puede permitir ese emblema que insulta a la democracia española”., ha añadido.

Por su parte, Santiago Abascal ha rechazado frontalmente cualquier negociación con el PSOE. Lo ha hecho por medio de Twitter, donde ha dejado claro que no “negociará con los enemigos de España” ni contribuirá al “blanqueamiento de Bildu, ni del comunismo bolivariano ni del golpismo”.

“Nos tendrán enfrente”, ha advertido por medio de la red social.

Torra pide respeto institucional

Incluso el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha calificado la iniciativa de Sánchez de “gesto vacío y estéril”. No cree que con una llamada telefónica vayan a solucionar el problema de convivencia en Catalunya, por lo que pide a Sánchez mayor implicación, buscando un “respeto institucional”.

“El tema no se soluciona con una llamada de Pedro Sánchez dentro de una ronda de llamadas a los presidentes de las 17 comunidades autónomas”, ha dicho Meritxell Budó, portavoz del Govern, quien ha insistido en reclamar que “el conflicto político de Cataluña se solucione desde la política”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.