Cómo ahorrar en la factura de la luz

Ahorrar en la factura de la luz

En muchas ocasiones, cuando llega la factura de la luz y vemos la cantidad que sale a pagar, pensamos de qué manera podríamos ahorrar un poco de dinero en la tarifa de luz. Suele parecer imposible hacerlo, pero la realidad es que existen algunos trucos y consejos que todos podemos aplicar para ahorrar un poco de energía en casa.

Considerando que la tarifa eléctrica ha incrementado mucho su valor durante los últimos meses y, al parecer, seguirá subiendo los siguientes meses, te conviene prestar atención a los siguientes consejos y abandonar un poco las altas tasas de consumo a la que estamos acostumbrados y, en consecuencia, reducir un poco el gasto de dinero.

Comparar tarifas y elegir una nueva compañía eléctrica

Para ahorrar, lo primero que deberíamos hacer es conocer toda la oferta de prestadores de servicio eléctrico, conocer y comparar sus tarifas para luego elegir la que resulte más conveniente. Ante la duda de cómo cambiarme de compañía eléctrica, te conviene investigar las diferentes alternativas disponibles en el mercado libre.

Aislar la vivienda

El aislamiento térmico de la vivienda es fundamental para reducir la necesidad de utilizar constantemente el aire acondicionado o la calefacción según la estación. Es necesario garantizar que no existan fugas de aire en puertas, ventanas y conductos de ventilación, lo cual evitaría filtraciones de aire frío al interior de la vivienda.

Reemplaza las bombillas

Las lámparas halógenas son el producto de iluminación menos eficiente que existe, llegando a consumir 10 veces más energía que las bombillas LED. Además, en cuanto a precio, la inversión en una bombilla LED es mucho más rentable, puesto que tiene una durabilidad de hasta 10.000 horas, por lo que bien merece la pena el gasto adicional.

Desconecta lo aparatos

Todos los aparatos eléctricos que no se encuentren en uso deberían ser desconectados, especialmente aquellos que permanecen en Stand-By como ocurre con la TV o el microondas, que siempre están consumiendo energía eléctrica. Este sencillo cambio podría reducir un porcentaje considerable de la factura eléctrica mensual.

Raciona el uso del aire acondicionado y la calefacción

Cuando las temperaturas se vuelven extremas, durante el verano y el invierno, es cuando más utilizamos la calefacción y el aire acondicionado. Sin embargo, no es necesario mantener los aparatos encendidos durante todo el día, solo se necesita dejar la habitación a la temperatura adecuada y luego mantener el espacio cerrado.

Selecciona electrodomésticos más eficientes

Los electrodomésticos más modernos poseen diferentes clasificaciones de eficiencia energética que van desde G (menos eficientes) hasta A (más eficientes). Así mismo, las diferentes marcas han trabajado en dispositivos cada vez más responsables con el consumo eléctrico, cuya clasificación puede llegar a A+++, el nivel máximo de eficiencia energética.

Reduce la temperatura del agua

Como norma general, los programas que trabajan con temperaturas bajas son los que gastan menor cantidad de energía y, por tanto, son los que resultan más eficientes. Lavar la ropa a 40°C puede garantizar un ahorro de energía eléctrica cercano al 55%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.