11 consejos prácticos para cuidar tus dientes

Consejos prácticos para cuidar tus dientes

Desde muy temprana edad, a todas las personas se les ha inculcado la costumbre de cepillar sus dientes un mínimo de tres veces al día. Dependiendo de algunos factores, estas tres veces podrían ser al despertar, después de almorzar y antes de acostarse a dormir, o también serían después de cada comida principal (desayuno, almuerzo y cena).

Sea como sea, esto demuestra la importancia de cuidar tus dientes. El impacto cultural de la salud bucal es innegable, es algo que está presente en cada país; una dentadura sana y limpia es considerada como más atractiva e higiénica a los ojos de los demás.

Y la salud bucal va más allá del aspecto físico, ya que unos dientes cuidados, de manera directa o indirectamente, también afecta en el desenvolvimiento de la vida social, laboral y sentimental de las personas. ¿Quieres saber cómo cuidar tus dientes? Aquí tenemos 11 consejos que te ayudarán a lograr una sonrisa sana.

11 consejos para tener una dentadura saludable

Muchos de estos consejos para cuidar tus dientes deben ser aplicados de manera diaria, mientras que otros son más ocasionales. De esta misma manera están ordenados, primero los de aplicación diaria y luego los ocasionales y esporádicos.

Cepilla tus dientes

Puede que suene obvio, pero nunca está de más enfatizar en la importancia del cepillado de tus dientes. Cuidar tus dientes comienza con esta simple tarea, y necesita ser hecha un mínimo de tres veces el día:

  • Al despertar o después de desayunar: cepillar los dientes al despertar ayuda a que te deshagas del mal aliento bucal nocturno, además de ser una manera fresca de comenzar el día.
  • Después de comer: el almuerzo suele ser la comida más pesada del día, por lo que cepillarse después de comer limpiará la boca de los restos de todo lo que ha sido ingerido.
  • Antes de dormir: cepillarse antes de dormir es algo que muchas personas subestiman, pero no deberían hacerlo, ya que esto elimina las bacterias de la boca que han sido acumuladas a lo largo del día, evitando que se multipliquen durante las horas de sueño.

Es importante recordar que, para cuidar tus dientes de la abrasión, no es recomendado que te cepilles inmediatamente después de comer, pues algunos alimentos tienen sustancias ácidas que, al entrar en contacto con la crema dental, actúan de manera agresiva contra el esmalte dental. Lo ideal sería esperar de 25 a 30 minutos.

Hazlo bien

Existen técnicas específicas para lograr una mayor limpieza al cepillarse los dientes, y muchas personas se cepillan de manera equivocada.

Para cuidar tus dientes, tu cepillada debe ser suave, con movimientos circulares y cortos, y no solo deben abarcar el área de los dientes, sino también las encías. Y cepillar la lengua al final es muy importante.

Utiliza hilo dental

Para alcanzar una mayor profundidad de limpieza y cuidar tus dientes, es necesario que uses hilo dental después de cada cepillada.

Utiliza hilo dental

Como sabrás, los restos de comida suelen quedarse atrapados en el espacio que existe entre los dientes, por más mínimo que este sea. Y no solo la comida se va acumulando en estas áreas, también lo hacen las bacterias.

El hilo dental se encargará de eliminar los rastros de comida y bacterias en estos espacios o ranuras, contribuyendo no solo con la limpieza, sino también con el buen aliento.

No olvides el enjuague bucal

En seguidilla, justo después de utilizar el hilo dental, se recomienda enjuagar la boca con un enjuague bucal. Lo que hacen los enjuagues bucales es eliminar los microorganismos y las bacterias que quedan en la boca.

La enjugada con enjuague bucal no debería durar más de 30 segundos, y luego no deberías ingerir nada por unos 30 minutos, con la idea de darle tiempo al enjuague de actuar.

Asegúrate de tener una crema dental de primera calidad

El mercado está lleno de variedades de crema dental, pero las más efectivas para cuidar tus dientes son las que contienen flúor. 

Esto es porque el flúor mantiene el buen estado del esmalte dental, lo que contribuye a evitar el deterioro de la capa protectora de los dientes, y también es el que causa la sensación de frescura después de cepillarte.

Mantén buenos hábitos alimenticios

Cuidar los alimentos que ingieres es igual a cuidar tus dientes y su salud. Hay muchos alimentos que contienen grasas saturadas y sustancias ácidas, así como también hay bebidas ácidas y gaseosas que contribuyen al deterioro dental, porque como se dijo en el punto número 1, estas sustancias atacan el esmalte de los dientes y los dejan expuestos y son más vulnerables a daños.

Aumenta tu ingesta de frutas

Las frutas son snacks naturales; nutren al cuerpo de vitaminas que aumentan las defensas del organismo, y también benefician la salud general de la boca. Para complementar la nutrición del organismo independientemente de las frutas, también puedes consumir calcio y proteínas.

Disminuir el consumo de alcohol y tabaco

Beber y fumar son actividades que se suelen hacer en situaciones sociales, y no habría ningún problema si se hacen de manera ocasional. Pero si el consumo es constante, tus dientes comenzarán a evidenciarlo. Ambos son conocidos por volver el tono natural del esmalte dental (marfil) a un amarillo oscuro.

Visita al odontólogo

¿Quién mejor para ayudarte a cuidar tus dientes que un odontólogo? Las visitas al dentista no solo se hacen para tratar problemas bucales, sino que también ayuda a prevenirlos, se prestan para realizar limpiezas profundas y chequear la salud bucal. Hazlo dos veces al año.

Opta por un blanqueamiento dental

Como ya se ha dicho, el esmalte dental puede sufrir cambios de coloración. Para cuidar tus dientes y sentirte con más confianza, un blanqueamiento dental dejará tus dientes con un aspecto sano, limpio y muy atractivo.

Recurre a la ortodoncia

Si tus dientes tienen problemas de espaciado, si tu mordida es muy abierta o si piensas que necesitas arreglar tu sonrisa, la ortodoncia es el método indicado para solventar todo esto. Esto no solo te ayudará a cuidar tus dientes, sino que también favorecerá tu autoestima a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.