Boris Johnson culpa a la UE de que la negocación del Brexit se hunda

El futuro de Boris Johnson pasa por llegar a un acuerdo en la negociación del Brexit

Continúa el fuego cruzado entre el Reino Unido y la Unión Europea. El Gobierno británico filtró este martes una conversación entre el presidente Boris Johnson y la canciller alemana Angela Merkel. En ella, el ejecutivo inglés ponía en boca de esta que la propuesta británica para el Brexit hace el acuerdo “básicamente imposible”.

Johnson, desde el anonimato, alegó represalias a los países de la UE que respalden una prórroga en la fecha de salida. Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió a Johnson de que está en juego el futuro de Europa, no “un estúpido juego de culpas”.

En la conversación filtrada, la intención no era dar a conocer los argumentos, sino mostrar un escenario en el que Johnson es la parte flexible y Merkel la intransigente en la negociación. “El primer ministro apeló a la canciller para que le ayudara a desencallar el barco, y ella se negó”, explicó a los periodistas un portavoz de Downing Street.

El Gobierno alemán no ha emitido ninguna declaración al respecto, pero sí el presidente del Consejo Europeo. Por medio de su cuenta de Twitter, Donald Tusk ha cargado contra el presidente Johnson, al que acusa de inmovilista en el proceso de negociación para que el Brexit se haga efectivo.

“Lo que está en juego no es ganar un estúpido juego de asignación de culpas. Está en juego el futuro de Europa y del Reino Unido, así como la seguridad y el bienestar de los ciudadanos. No quieres un acuerdo, no quieres una prórroga, no quieres revocar la decisión de salir de la UE. Quo vadis? (¿Adónde vas?, en latín)”, escribió Tusk a Johnson.

Johnson, entre la espada y la pared

Boris Johnson sabe que su futuro político pasa por materializar la salida del Reino Unido de la UE. Es por ello que, a pocos días del límite para llegar a un acuerdo –fechado para el 17 de octubre por el Consejo Europeo–, se ha iniciado un “juego de culpas” en el que se ve lejano firmar un acuerdo.

Por su parte, la delegación negociadora ha comenzado a asignar culpas. “El Reino Unido ha movido mucho su posición. Ahora le toca moverse a la UE, si queremos llegar a una solución la próxima semana”, dijeron fuentes británicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.