El estudio nacional de seroprevalencia concluye que solo un 5,2% de la población española tiene anticuerpos

Test Covid-19

La tercera oleada del estudio de seroprevalencia confirma que Asturias es una de las comunidades menos afectadas por el coronavirus

La tercera y última ronda de un estudio de prevalencia de coronavirus ha confirmado que el 5.2% de los residentes de España han desarrollado anticuerpos para el virus. Pero según los resultados de la encuesta, presentada el lunes por el Ministerio de Salud español, no todos los sectores de la población se han visto afectados de la misma manera, dependiendo de su ocupación.

El diez por ciento de los trabajadores de la salud, por ejemplo, dieron positivo para anticuerpos, mientras que la policía y los bomberos también vieron incidentes más altos que el promedio, con un 6,3%. Los empleados de residencias para adultos mayores, que han sido un punto focal de la pandemia en España , registraron una tasa de anticuerpos del 7%.

El estudio de prevalencia se realizó para determinar cuántas personas en España han desarrollado anticuerpos después de la exposición al virus. El estudio de ocho semanas fue realizado por el instituto de salud pública Carlos III, que tomó muestras de sangre de casi 70,000 participantes.

En la primera y segunda ola de pruebas, se descubrió que 5% y 5.2% de los ciudadanos, respectivamente, habían contraído y superado a Covid-19. Según los resultados de la tercera y última ronda, solo cuatro provincias en España tienen tasas de prevalencia superiores al 10%: Soria (14,4%), Segovia (12,4%), Madrid (11,7%) Cuenca (11,4%) y Albacete (10,8% )

En el otro extremo del espectro, las ciudades de exclave del norte de África de Ceuta y Murcia, así como las regiones de Asturias, Galicia, las Islas Baleares y las Islas Canarias, informaron niveles de prevalencia iguales o inferiores al 2%.

Estos números indican cuántas personas tienen anticuerpos IgG, que tardan más en aparecer en el cuerpo y que significa que la persona ha estado expuesta al virus pero no tiene una infección activa. La prueba de serología también detecta anticuerpos IgM, producidos antes por el sistema inmune en respuesta al virus, alrededor de seis a siete días después del inicio de los síntomas.

La cifra global española del 5% está en línea con los estudios en otros países europeos que mostraron una prevalencia del 4% al 5%, muy por debajo de la tasa que proporcionaría a la población la llamada inmunidad colectiva, y que los expertos ubican en el 60% por lo menos.

La directora del instituto Carlos III, Raquel Yotti, y el secretario general del Ministerio de Salud, Faustino Blanco, pidieron a la población de España que no baje la guardia, dado que el 95% de la población sigue siendo vulnerable. “No podemos relajarnos”, dijo Yotti, y agregó que todavía hay mucha incertidumbre sobre la protección que ofrece tener anticuerpos a alguien que ha sido infectado. De hecho, la encuesta reveló que entre la primera y la segunda ola de pruebas, el 7% de los sujetos ya no dieron positivo por anticuerpos. Entre el primero y el tercero, esta tasa aumentó al 14%.

Inmunidad celular

“No poder detectar anticuerpos no significa que estas personas no estén inmunológicamente protegidas”, explicó la directora del Centro Nacional de Epidemiología de España, Marina Pollán, dado que las personas también pueden tener inmunidad celular, algo que aún no se ha estudiado tan de cerca. Este coronavirus. Las pruebas serológicas detectan la producción de anticuerpos, pero no la inmunidad celular, lo que podría explicar por qué las personas que dieron positivo en una prueba de PCR (que detecta una infección activa) y luego dieron negativo en las pruebas de anticuerpos.

Los resultados de la ronda final de pruebas mostraron que no había una diferencia significativa en cómo el coronavirus afecta a hombres y mujeres, o personas de diferentes nacionalidades. Los niños informaron los niveles de prevalencia más bajos en la primera ronda de pruebas, pero estas diferencias fueron menos evidentes en la ola final.

El nivel educativo, las discapacidades y el número de personas en un hogar tampoco influyeron en los niveles de anticuerpos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.