Estrategias de merchandising online que debes utilizar en tus campañas publicitarias

Merchandising

La publicidad de los productos que se venden es esencial para lograr que se conozcan en más lugares y lleguen a más personas. Son muchos los recursos a utilizar para lograr ese cometido, entre ellos, el merchandising online es el que más destaca, ya que se ocupa de la manera de promocionar un artículo o marca en las páginas web.

Quien tiene su negocio en internet y quiere promocionar una marca, producto o servicio, debe aplicar diversas estrategias y recursos que le ayuden a avanzar exitosamente en el tan difícil y competitivo mundo virtual. Son muchas las técnicas y trucos publicitarios que se deben desarrollar para lograr los objetivos, y que se tienen que seleccionar muy bien para que rindan los resultados esperados.

Una de las estrategias que nunca debe faltar es el merchandising, con el que se pueden promocionar de manera directa todos los productos y la marca del negocio en cualquier página web. Hay que saber utilizarla, para no ahogar al potencial cliente, pero a la vez debe ser muy contundente.

Tradicionalmente, el merchandising se realiza en los puntos de venta (PDV) físicos, donde se colocan los productos para que quienes lleguen a ellos, se sientan atraídos y los compren. En internet, obviamente, las técnicas son distintas, pero se asemejan bastante, partiendo del hecho de que la página web se considera un punto de venta online. 

Consejos para el merchandising online

Para desarrollar una buena campaña de merchandising en internet, se deben tener en cuenta diversos aspectos importantes, entre los que resaltan:

Conocer bien al público: es importante saber cuál es el mercado objetivo de tu negocio, conocer qué tipo de público estaría interesado en visitar la página y por qué, para de esa manera orientar las estrategias en función de captar a ese tipo de público específico.

Al conocer bien el público objetivo, es más fácil diseñar la campaña, porque todo se orienta y enfoca hacia él.

Concentrarse en la página de inicio: los usuarios normalmente llegan primero a la página de inicio de tu empresa, y de ahí buscan los productos o servicios que más les interesen, y siguen avanzando de acuerdo a sus necesidades.

Si en ella se presentan los productos de manera llamativa y original, sin abusar, con la utilización de bloque promocionales, carruseles y resaltamos algunas categorías, puedes tener por seguro que llamarás la atención y tendrás más posibilidades de conversión de prospectos en nuevos clientes.

Es importante invertir en plantillas y temas profesionales, ya que tienen una variedad de opciones y funciones que siempre ayudan a captar la atención de los visitantes de tu página.

No saturar a los usuarios: si bien es cierto que se debe tratar de resaltar los productos que se venden en la página de inicio, también lo es, que se debe hacer moderadamente para no abrumar a los usuarios.

El problema se presenta cuando se tienen muchos productos y se quieren destacar todos a la vez, lo cual puede ser contraproducente, porque una página de inicio saturada de letras grandes, cuadros e imágenes, en lugar de atraer clientes, lo que va a hacer es espantarlos.

Se debe equilibrar todo, y buscar la manera de organizar los productos y resaltarlos en la página de inicio de manera alternativa, para no saturar el espacio y para que todo se vea destacado en su debido momento.

Jerarquizar prioridades: como todo no puede mostrarse a la vez en el mismo momento, lo correcto es establecer prioridades para cumplir siempre primero con lo más importante, y con lo que más beneficios y rendimiento genere para la marca.

Actualizar catálogo y página de inicio frecuentemente: siempre es bueno mantener a los usuarios atentos de todo lo que se publique en la página de inicio, y eso solo se puede lograr actualizando la misma con frecuencia y colocando en todo momento material nuevo. Igual sucede con los catálogos, hay que tratar siempre de actualizarlos, para que no se vuelvan repetitivos, y puedan cansar a los usuarios y clientes.

Revisar siempre a la competencia: hay que estar muy atentos siempre a lo que hace la competencia, no para copiar lo que ejecuten, sino para analizar las acciones y tratar de implementar las propias en función de no dejarse quitar clientes o atención.

Fortalecer la identidad del negocio: toda empresa tiene una imagen que la define, que incluye colores, formas, logo y todos esos rasgos visuales que la identifican y que la hacen única. Al fortalecerla, los clientes podrán reconocer mejor la marca en cualquier parte.

La importancia de los mensajes publicitarios

Combinar el merchandising con anuncios publicitarios siempre es una buena idea, y en publicidad la primera impresión es importante, por eso cuando se elaboran mensajes publicitarios, se busca que estos impacten y dejen a quienes los vean con ganas de conocer un poco más sobre lo que hay detrás del enunciado.

Cuando se logra ese objetivo, se abren las posibilidades de que los prospectos se conviertan más rápidamente en clientes, porque el anuncio publicitario les haya podido despertar el interés, e invitado a seguir investigando y avanzar en el proceso de una posible compra.

Los anuncios publicitarios se pueden lanzar en una diversidad de canales, medios y formatos. Por un lado, los tradicionales, como cuñas de radio, anuncios gráficos en prensa, publicidad exterior, tráiler de cine, etc.; y por otro lado, los digitales, que utilizan las redes sociales, páginas web, blogs y demás. Las posibilidades son muy amplias.

Para que un anuncio publicitario sea realmente atractivo, debe cumplir por lo menos con ciertas características básicas, a saber:

  • Credibilidad: el mensaje debe ser creíble, porque si no es así, simplemente el espectador que vea el anuncio no lo creerá y no tendrá una razón para interesarse por él.
  • Originalidad: si se quiere impactar en la mente de quienes vean el anuncio, necesariamente este tiene que ser diferente del resto. Puede presentar una información similar a algo ya existente, pero hay que ser original en la forma de presentarlo.
  • Sencillez: cuanto más fácil sea la comprensión del mensaje, mejor será para el producto promocionado, por lo que siempre hay que tratar de hacerlos muy creativos, y a la vez, sencillos.

En conclusión, cuando se trata de promocionar una marca, hay que explorar todas las vías, y entre estas no puede faltar un buen merchandising, acompañado por unos excelentes anuncios que refuercen el mensaje. Si se hace bien, será posible disfrutar con los extraordinarios resultados que siempre brinda esa combinación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.