Todo lo que debes saber sobre las pelucas de pelo natural

pelucas de pelo natural

En los últimos años, las pelucas de pelo natural se han vuelto cada vez más populares. Este artículo de belleza es de gran ayuda para casos de alopecia leve o moderada, ya sea por causas naturales o por consecuencias de tratamientos médicos, pues les permite a las mujeres sentirse cómodas y hermosas pese a lo que están pasando.

¿Qué es una peluca de pelo natural?

Una peluca es una cabellera postiza utilizada principalmente con fines estéticos, esta puede ser utilizada tanto por mujeres como por hombres, sólo que en el caso masculino es menos frecuente. 

Aunque generalmente su propósito es disimular la pérdida considerable de cabello, hay mujeres que las utilizan para tener un cambio en su imagen. Las pelucas facilitan cambiar nuestro look cotidiano y le otorgan frescura a nuestra apariencia.

Para que esta sea considerada de pelo natural debe tener una capa de cutícula intacta, es decir, una capa exterior de hebras de cabello asentadas en un mismo sentido. 

¿Cómo se elaboran?

Su elaboración es bastante particular. Para esto se debe tener muy en cuenta el estado de la materia prima, pues es la que determinará que el resultado final sea bueno o malo.

Una materia prima de calidad consiste en un cabello fuerte y sano, que nunca haya sido tratado con productos químicos nocivos para la salud del cabello (tintes, decoloraciones y permanentes). Una vez que la peluca haya sido elaborada se le puede decolorar y aplicar tintes, pero de manera segura y supervisada por un profesional.

cabellera postiza

Cuando se elabora una peluca se utilizan distintas clases de cabello. Algunas de ellas se mencionan a continuación: 

  • Cabello europeo: generalmente proviene de Europa Oriental. Este cabello se considera de gran calidad debido a su suavidad, brillantez y porosidad, además de un calibre ideal de unos 0,040 milímetros.
  • Cabello asiático: es más económico y de menor calidad que el cabello europeo, ya que su calibre es mayor. No obstante, esta cualidad lo convierte en un cabello muy resistente y de gran utilidad para pelucas de pelo largo. 
  • Cabello indio: es parecido al asiático, pues es un cabello de un calibre grueso, de aproximadamente unos 0,065 milímetros. No cuenta con un gran estándar de calidad, sin embargo, lo compensa que con regularidad se encuentra completamente virgen. 
  • Cabello sudamericano: normalmente proviene de Ecuador, Bolivia, Perú o Brasil. Es el más costoso de todos debido a su poca porosidad, brillantez y suavidad. El calibre es de alrededor 0,045 milímetros, parecido al del cabello europeo. Una peluca hecha de este material puede durar en buen estado hasta tres años.

¿Cómo se colocan?

Como se mencionó anteriormente, existen muchas razones por las que una persona puede tomar la decisión de usar una peluca temporalmente o de manera permanente. Estas pueden ser un gran complemento a la hora de vestirnos y arreglarnos, pese a ello, la primera vez puede ser bastante complicada su colocación. 

El primer paso que se debe hacer es recoger bien todo el cabello. Tienes dos opciones: puedes enroscar tu cabellera alrededor de tu cabeza o puedes hacerte pequeñas trenzas de raíz que permitan disimular el volumen. 

Una vez que hayas terminado el paso anterior, recuerda que debes asear la zona del nacimiento natural del cabello, ya que esto posibilita que la peluca se adhiera mejor. Una manera de hacer esto es con una gasa humedecida en alcohol.

Una sugerencia para que quede lo más natural posible, es sostenerla por la parte trasera de la cabeza y sacudirla con su suma delicadeza hacia abajo. Después de hacer este procedimiento tendrá un aspecto más fresco y con movimiento.

Tras realizar lo anterior, coloca el borde en el nacimiento natural de tu cabello para que coincidan. Al culminar con todos estos pasos simplemente péinala con los dedos y listo. 

Cuidados de una peluca

Si deseas tener una peluca natural y, además, que esta te dure mucho tiempo, es esencial un buen cuidado. Recuerda que estas no son nada baratas, por ello, mientras más las cuides menos inviertes en una nueva. 

Lo más recomendable es que la primera vez que la laves vayas a un centro especializado. Cuando ya te hayas familiarizado un poco más con la peluca, podrás empezar a lavarla en tu casa con productos específicamente diseñados para ellas.

Aunque no es lo más adecuado, puedes lavar la peluca con un champú regular para cabello humano pero no olvides que existen ciertos productos químicos que pueden ser dañinos para la salud de tu peluca. Se debe hacer una investigación exhaustiva antes de tomar cualquier decisión.

Cuidados de una peluca

Siempre que la laves deberás de aplicarle una mascarilla hidratante especial para pelucas hechas de cabello natural. De igual forma, debes evitar lavarla con tanta frecuencia.

Nunca la utilices cuando esté mojada o húmeda, pues esto la deteriora. Para secarla se puede usar un secador o el aire. Y, cuando no la utilices, no olvides colocarla en una cabeza de poliestireno para que no pierda su forma original.

En el caso de que salgas y notes que el día está demasiado soleado, utiliza un sombrero que la proteja del sol para que no cambie su color natural a medida que pase el tiempo. A pesar de que puedes peinarte como lo harías con tu cabello normal, debes evitar a toda costa el uso de lacas.

¿Cuánto tiempo duran las pelucas de pelo natural?

Las pelucas hechas de cabello humano tienen una expectativa de vida notablemente larga en comparación con las sintéticas. No obstante, como se explicó en la parte anterior, esta va a depender de los cuidados y atención que se les dé. 

Está completamente prohibido el uso regular de las planchas o secadores, además de dormir con ella. Si los cuidados son constantes y se usan los productos adecuados recomendados por un profesional, una peluca de pelo natural puede durar de dos a tres años. 

Pese a ello, la confección de estas también influirá en su promedio de vida. Hay algunas pelucas que fueron hechas a mano y otras a máquina, las que han sido confeccionadas a mano usualmente duran más. Sin embargo, si las utilizas frecuentemente, pasado un año puede ser que necesite ser rellenada. 

Recuerda que estas son una buena inversión a largo plazo, aunque las sintéticas son más accesibles, estas duran mucho menos. Adicionalmente, con ellas tendrás un aspecto mucho más natural, tu cabello se verá suave, brilloso y con movimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.