Pasos para convertirte en un electricista independiente y cómo promocionarte

convertirte en un electricista independiente

Una decisión muy importante para muchas personas que trabajan en el sector de la electricidad es decidir si convertirse en electricista autónomo o trabajar para una empresa existente. Ambas opciones tienen sus pros y sus contras, por lo que esta decisión puede ser muy difícil de tomar.

Pero si decides ser autónomo y todavía estás intentando averiguar cómo empezar, así como si ya trabajas en el sector y necesitas ideas nuevas para promocionarte, a continuación, te dejamos algunos consejos.

Ventajas de convertirse en electricista autónomo

Muchos de los oficios de la industria son autónomos, como los electricistas, pintores, fontaneros o escayolistas, entre otros. De todos los oficios, los electricistas autónomos son los que tienen más posibilidades de ganar.

Trabajar por cuenta propia tiene muchas ventajas, la más atractiva es la libertad de ser tu propio jefe. Muchos electricistas y otros profesionales deciden hacerse autónomos porque así no tienen que rendir cuentas a nadie y pueden establecer su propio horario. Los que ya están en el sector a menudo deciden hacerse autónomos para poder compaginar su trabajo con su familia, y no al revés.

Aspectos a tener en cuenta

Son muchas las cosas que hay que tener en cuenta al hacerse autónomo, pero hay algunas cosas importantes que hay que tener en cuenta al empezar.

Tener la cualificación o formación adecuada

Todos los electricistas deben estar formados y cualificados para llevar a cabo su trabajo, pero cuando se es autónomo es importante asegurarse de tener todas las cualificaciones requeridas, así como otras adicionales, ya que esto le permitirá ofrecer más servicios y obtener más trabajo e ingresos.

Herramientas de gran calidad

El trabajo eléctrico no puede realizarse sin las herramientas adecuadas y que cumplan con las normas de seguridad para poder realizar tu trabajo de forma segura y eficaz. Todo electricista necesitará para realizar su trabajo algunas herramientas esenciales como juegos de destornilladores, alicates, tijeras o pelacables hasta destornilladores dinamométricos, crimpadoras para terminales, llaves fijas y un largo etcétera.

Fija tus precios

Uno de los aspectos más difíciles de iniciar un trabajo de servicios como el de electricista es averiguar cuánto cobrar por su trabajo. Estos precios cambiarán dependiendo de tu experiencia, ubicación, calidad del trabajo, competencia en el mercado, etc.

En general, hay dos formas de fijar el precio de tu trabajo de electricista: por horas o con una tarifa plana. Una de las estrategias de precios más comunes para los electricistas es cobrar por hora. En la mayoría de los casos, esto incluye la fijación de un precio base de mano de obra por hora y, a continuación, la adición de piezas y mano de obra.

Ofrece un buen servicio al cliente

Para iniciar un negocio de electricidad con éxito será necesario tener una gran capacidad de comunicación con el cliente. Escuchar sus necesidades, transmitir tus propias ideas de forma que las entiendan y gestionar sus expectativas durante el proyecto.

Una buena comunicación ayudará a que usted y sus clientes estén en sintonía. Incluso si algo va mal durante el proyecto, el cliente agradecerá que se le mantenga informado. Los electricistas consiguen muchos negocios gracias a las referencias de boca en boca y a la repetición de los clientes satisfechos.

Marketing para electricistas

Informar a la gente sobre tu profesión y los servicios que ofreces es el primer paso para llegar a tus clientes potenciales.  Por ello, hemos recopilado una lista de ideas que te ayudarán a promocionar tus servicios.

  • Haz una promoción inicial en tu calle. Recorre a tus vecinos y háblales de ti y de los servicios que prestas y pregúntales si conocen a alguien que necesite que le hagan un trabajo. Asegúrate de darles tus tarjetas de visita.
  • Tu furgoneta es el cartel de tu mudanza, mantenla siempre limpia y ordenada y trata de aparcarla en un lugar bien visible, como la esquina de la calle.
  • Trate de hacerte amigo de constructores y fontaneros.
  • Aprovecha las redes sociales como Facebook o Instagram y Linkedin y comparte tus trabajos y contenido interesante sobre tu profesión.
  • Realiza una pequeña campaña de Google AdWords. Google AdWords es una herramienta increíblemente potente para la publicidad en línea. Puedes empezar con un presupuesto fijo y orientar tus anuncios a una zona geográfica determinada, así como a tus datos demográficos. Después de que la campaña haya seguido su curso, puedes ver cuánto trabajo has conseguido con ella.
  • Anuncia tu negocio a través de sitios web de directorios gratuitos.
  • Recorre los negocios de tu localidad y ofréceles descuentos en tu primer trabajo. Asegúrate de tener un aspecto presentable y profesional y nunca presiones demasiado, pues de lo contrario podrías provocar una reacción no deseada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.